Juntos, con la AEPH

Andrés Guerrero Serrano

Carta del Homeópata Andrés Guerrero Serrano, asistente a la 2ª reunión para la creación de la AEPH, dirigida a sus compañeros de profesión, así como a Médicos Homeópatas y profesionales de la Homeopatía en general:

English

Queridos amigos:

Tal y como os comenté, fui invitado por mi buena amiga Viviana de Sans a asistir a la segunda reunión para la creación y constitución de la Asociación Española de Pacientes de Homeopatía  -AEPH- (anteriormente Asociación de Pacientes Españoles de Homeopatía –APEH-). La reunión fue el viernes pasado, 23 de julio de 2010, en el Hospital Homeopático de San José, en Madrid. Los asistentes no fuimos muchos pero más que suficientes para seguir dando vida al proyecto y para seguir aportando propuestas de futuro.

Tras la presentación, Peter Schmidt –el promotor- y Viviana de Sans –la promotora- nos dieron cuenta del estado actual del proyecto y de los planes de futuro, junto con los objetivos a corto, medio y largo plazo.

Hubo aportaciones, comentarios y se abrió un debate que estimuló aún más la decisión de sacar adelante este proyecto de Asociación.

No es mi pretensión dar muchos más datos, ya que no ejerzo de secretario y tan solo asistí como interesado observador. Simplemente prefiero remitiros al texto de la Presentación que hicieron Peter y Viviana y que figura después de esta introducción.

Desde mi punto de vista –personal, exclusivamente personal- creo que es un proyecto al que habría que calificar con cuatro adjetivos: NECESARIO, HONESTO, INTEGRADOR Y PROMETEDOR. Y me explico.

1.- NECESARIO. Hasta la fecha vengo repitiendo que el principal problema de la Homeopatía no está en la disyuntiva entre médicos y no médicos, entre pluralistas o complejistas, entre unicistas o naturistas que prescriben homeopatía. Creo que el principal escollo con el que se topa la Homeopatía es que no es conocida por la mayoría de las personas y que, además de aparecer como oscura y complicada, es atacada por otros sectores –tanto de la salud como de otros campos- con frecuentes intereses deshonestos. Por eso, una Asociación de pacientes es necesaria, es el verdadero motor de cualquier decisión presente o futura y es, sobre todo, el único modo de sacar a la Homeopatía de esta penumbra en la que se mueve. El objetivo principal de la Asociación es “conseguir que la Homeopatía forme parte de la Seguridad Social” y a ello se entrega en cuerpo y alma. Evidentemente, si fueran los médicos los que defendieran esta propuesta, todos diríamos: “les interesa porque así desplazan a los no médicos y además se aseguran una posición predominante y especializada”. Si fuéramos los homeópatas no médicos los que defendiéramos tal propuesta diríamos: “somos tontos y estamos tirando piedras contra nuestro propio tejado. Si dejamos que los médicos se hagan con el control legal de la homeopatía, ya no tendremos lugar en ella”. Pero, por eso es necesario que parta de los pacientes y no de ninguno de los anteriores. Los pacientes son los que tienen derecho a elegir lo que prefieren, son los que ostentan el poder democrático, son los que pueden manejar su poder numérico para forzar una decisión. Son, al fin y al cabo, los que sufren el sistema sanitario actual y los que sueñan con métodos menos agresivos y efectivos de curación.

2.- HONESTO. Es un proyecto honesto porque no depende de ningún laboratorio homeopático, ni de ninguna asociación profesional, ni de ningún colegio ni de nadie ni de nada. Surge independiente y libre, sin ningún ánimo de dependencia ni mucho menos de convertirse en marioneta de ningún interés. Las personas que lo promueven dan buena prueba de su honestidad no solo en su vida diaria, sino en cada paso que hasta la fecha se ha dado para llevar a cabo el proyecto. No hay secretos, no hay nada oculto, no hay propuestas radicales ni nada que no pueda ser debatido. La claridad en lo económico y la honestidad en las propuestas hacen que el proyecto no nazca viciado ni encadenado a personas, sociedades o grupos. Es honesto porque nace con afán de servir, de ayudar a los pacientes que han tomado su decisión, de actuar de correa de transmisión entre la voluntad de los pacientes y sus representantes democráticos y autoridades. Evidentemente no hay honestidad que se pueda certificar eternamente, ni hay inmunidad frente a tentaciones en las que cualquiera pueda caer, sin embargo, la misma claridad, energía y servicialidad harán de sus Estatutos el verdadero motor que asegure su continuidad en el camino correcto.

3.- INTEGRADOR. Es un proyecto integrador y así se ha definido desde el principio. No pretende discusiones estériles, ni tampoco intenta dar preeminencia a unos sectores de la homeopatía frente a otros: no distingue entre buenos y malos; no distingue entre caros y baratos; no distingue entre especialistas o arribistas. Es un proyecto que se ciñe a la legalidad y defiende que la Homeopatía sea practicada por quien esté legalmente capacitado para ello. Esto no anula a nadie, sino que busca que, una vez reconocida la Homeopatía o incluso durante este largo camino, se definan con claridad y rotundidad las condiciones en que la Homeopatía puede ser aplicada y por quién. Está en la base del proyecto que la Homeopatía sea una terapia que pueda ser aplicada por todo aquél que sepa hacerlo, siempre con unos criterios de seguridad y legalidad tanto para el paciente como para el terapeuta. Es integrador porque necesita a todos y cada uno de los sectores que ahora mismo tienen la homeopatía como profesión: médicos, farmacéuticos, veterinarios, homeópatas, naturópatas… Y –que nadie se engañe- es a través de estos profesionales por los que los pacientes tendrán conocimiento y acceso a la futura Asociación y será de su buen hacer que los pacientes desearán extender sus beneficios al resto de la sociedad.

4.- PROMETEDOR.  Creo que es un proyecto con futuro. No he visto en ninguno de sus dos promotores idealismos vagos ni ausencia de pragmatismo eficaz. El camino es largo, las dificultades se multiplicarán, las personas llegarán y partirán con extrema facilidad, el trabajo irá aumentando exponencialmente a medida que avance el proyecto, habrá callejones sin salida y cruces de caminos… pero creo que este proyecto merece la pena que sea promovido, que salga adelante, que nazca apoyado por todos nosotros. Creo que es un proyecto que nos hará crecer como personas y que nos consolidará en lo que de humano tenemos. Además es prometedor porque necesita de nuestro compromiso, de nuestra energía, de nuestra confianza y de nuestra convicción. Y será en esa fuerza, en esa potencia en la que se establecerá el verdadero futuro de la Asociación.

Finalmente, me gustaría acabar expresando algo que mi corazón siente en lo más profundo, aunque quizás no pueda ser pasado por el cedazo de la razón: todos somos pacientes. No podemos pensar en términos de “me perjudica” o “me beneficia”, de “me vale” o “no me vale”, de “éstos sí”, “aquellos no”. Creo que por el simple hecho de ser HUMANOS, somos pacientes. Es decir, somos pacientes porque nacemos con fecha de caducidad y porque el tiempo es inexorable con todos y cada uno de nosotros. Somos lo primero humanos y por tanto pacientes. Después somos profesionales y tenemos nuestros intereses corporativos o personales. Creo que esta asociación debe contar con lo mejor de nosotros, con nuestra humanidad, con nuestra capacidad para desear lo mejor para nosotros, como personas, y para los demás como pacientes o futuros pacientes. Recordaré siempre aquellas palabras que los padres de la Homeopatía se esforzaban en repetir: …la humanidad doliente… Pues bien, la humanidad doliente no son los familiares, no son nuestros pacientes, no son las mascotas de los vecinos. La humanidad doliente somos todos y por eso tenemos un motivo importantísimo para ayudar a esta asociación, ahora y en lo que venga: Todos estamos en el mismo barco.

También me gustaría expresar algo más. Hay quien comenta que si se llega a conseguir la finalidad de la Asociación, esto es, la inclusión de la Homeopatía en la Seguridad Social, habrá profesionales que no estarán cualificados para hacerlo, aunque la ley se lo permita. Y esto sería objetable para apoyar a la Asociación. Desde mi punto de vista, no hay más remedio que empezar, que trabajar, que definir, que clarificar, que confiar, confiar y confiar. Si vamos avanzando desde el principio con paso lento pero firme, es seguro que alcanzaremos nuestro propósito. Y en este camino será donde cada profesional ocupe el puesto que le compete, no sólo por la razón legal, sino especialmente por la razón de su capacitación y de su buen hacer. Evidentemente nadie será responsable sino nosotros de hacer de la Homeopatía la herramienta de salud que todos practicamos y que todos desearíamos tener cerca de nuestros lechos.

Gracias por vuestra atención. A continuación os incluyo la presentación actualizada de Peter y Viviana del Proyecto de Asociación.

Saludos cordiales

Andrés Guerrero Serrano

Nota de la AEPH: la presentación referida queda reflejada en las distintas páginas de esta web, motivo por el que la hemos omitido en esta entrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *